Su uso en la conciliacion bancaria

conciliacionA los efectos de registrar cada uno de los movimientos realizados en su cuenta bancaria, las empresas poseen un libro auxiliar, donde asientan el giro y la anulación de cheques y consignaciones y la expedición de notas de credito y de débito.

A su vez, la entidad financiera que alberga las cuentas de las empresas apunta las acciones efectuadas por los clientes, a quienes, en forma regular, les envía un extracto o síntesis de la actividad que hubo y el saldo que tienen al último día del mes en curso.

Por lo general, lo que las compañías suponen que poseen no coincide con lo que marca el resumen del banco, situación que amerita un cotejo pormenorizado entre éste y los datos incluidos en los libros auxiliares de la empresa.

Este proceso de confrontación de movimientos y valores que llevan a cabo las dos caras de la misma moneda recibe el nombre de “conciliación bancaria”.

Su uso se ha extendido para identificar cuáles son las diferencias y precisar las causas de la disparidad, ya que, a partir de estos descubrimientos, se podrán realizar los respectivos ajustes y corregir las inconsistencias y errores hallados.

Es preciso tener en cuenta que este método es un ejercicio de control basado en la oposición de intereses entre las partes (empresa-banco), es decir, una herramienta útil pero no un registro contable.

En otro sentido, vale destacar que, más allá de algunos retrasos en el registro de las operaciones por falta de información, la mayoría de las desavenencias de la conciliación bancaria se debe a errores vinculados a la nota de crédito o de débito.

Los casos más recurrentes demuestran falencias por:

1 – la no recepción de una NC o débito

2 – la tardanza en el asiento de la NC o débito que ha sido oportunamente emitida

3 – el registro de una NC o débito con un valor incorrecto

4 – la inclusión de una NC o de débito correspondiente a una cuenta bancaria en un libro auxiliar perteneciente a otra (en el caso de que la compañía posea varias)

Sea cual fuere la equivocación y sus responsables es importante comprender el objetivo del desarrollo de la conciliación bancaria no es legalizar la falla sino, más bien, proveer un mecanismo capaz de identificarla para subsanar el contraste, garantizar el respeto de los derechos mutuos y, en definitiva, admitir errores propios de la actividad humana.

Compártelo FacebookTwitterGoogle+
Por el 26-02-2012 Categoria: General

Comparte este artículo...

Comentarios cerrados